Historia

HistoriaLa historia de Washington es, en cierto modo, la historia de Estados Unidos. La ciudad se fundó en 1790 en un lugar elegido con razones de peso. La Constitución de los Estados Unidos la designó para servir como la capital de la nación.

El presidente George Washington eligió el sitio exacto a lo largo de los ríos Potomac y Anacostia. Maryland y Virginia cedieron tierras a este nuevo “distrito”, para diferenciarse y distinguirse del resto de los estados. Pierre Charles L’Enfant presentó una visión de una ciudad moderna y audaz con grandes bulevares y espacios ceremoniales. Este diseño recuerdaba a otra gran capital mundial, el París natal de L’Enfant. Planeó un sistema de cuadrícula, en el que el centro sería el edificio del Capitolio.

Durante la Guerra de 1812 contra Gran Bretaña, las fuerzas enemigas invadieron la ciudad. Quemaron gran parte de ella, incluida la Casa Blanca recién terminada, el Capitolio y la Biblioteca del Congreso. Después de la devastación, la ciudad siguió siendo pequeña, especialmente en términos de residentes permanentes. Pronto también se volvería más pequeña en tamaño físico.

La ciudad aumentó de tamaño como resultado de la Guerra Civil. Los esclavos poseídos en Washington se emanciparon el 16 de abril de 1862. Por lo tanto, la ciudad se convirtió en un centro para esclavos liberados. Después, siguió siendo el hogar de una población afroamericana significativa y vibrante, que incluía al abolicionista Frederick Douglass. Se estableció un ejército sustancial solo para proteger la capital durante la guerra. El gobierno federal creció alrededor de esta administración.

Historia de Washington en el siglo XX

En 1901, la ciudad propuso el Plan McMillan para completar los diseños originales de L’Enfant. Se incluyó un rediseño y expansión del National Mall, ahora la joya de la corona del DC. La ciudad continuó expandiéndose y desarrollándose durante el resto del siglo XX. Sufrió disturbios civiles en los años 60 y 70. Así, muchos residentes dejaron las áreas del centro de la ciudad por los suburbios. Hoy en día, estas áreas del centro de la ciudad están experimentando un renacimiento urbano. Muchas personas se están mudando de regreso a Washington.

Los residentes de Washington carecen de un autogobierno total. La representación en el Congreso se limita a un delegado sin derecho a voto en la Cámara de Representantes y un senador en la sombra. En 1964, a los habitantes de Washington se les permitió votar por primera vez en las elecciones presidenciales; a la ciudad se le permitió elegir su propio alcalde solo en 1973.

Hoy en día sigue siendo una ciudad vibrante y culturalmente diversa. Es una de las ciudades más amigables con los homosexuales de Estados Unidos. De hecho, DC reconoció el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2010, antes de que la Corte Suprema dictaminara que era un derecho en 2015.

Después de más de 200 años como capital de la nación, Washington se ha desarrollado como una ciudad compleja y estratificada. Es una ciudad para los lugareños, un centro de poder internacional y un lugar increíble para visitar.

Los comentarios están cerrados.